¿Qué es el marketing? Las 22 reglas inmutables del Marketing de Al Ries y Jack Trout

El marketing ha cambiado ¿Cuantas veces hemos oído o hemos pronunciado esta frase? Yo misma la he repetido como un mantra a mis clientes, en las charlas y en las clases. Pero ¿Realmente el marketing ha cambiado? ¿O lo que ha cambiado son las herramientas y canales que tenemos a nuestra disposición para hacer marketing?


¿Qué es el marketing?


Hay muchísimas definiciones acerca de lo que es el marketing, y sobre todo, lo que hemos hecho ha sido ponerle muchos apellidos, pero el marketing no ha cambiado, el marketing sigue siendo marketing como así lo reflejan las 22 reglas inmutables del marketing de Al Ries y Jack Trout. Lo que hemos hecho es adaptarnos, evolucionar, usar las nuevas herramientas que tenemos a nuestro alcance. Pero el marketing, sigue siendo marketing.

Una de las definiciones de marketing que más me gusta es esta:
Y como veis, podremos hacer estas tres cosas con más o menos arte y usando todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance, pero el marketing es marketing y los sueños, sueños son.


22 reglas inmutables del Marketing


1. Ley del liderazgo

Ser el primero es preferible a ser el mejor. El primero es quien entra más fácil en la
mente del público y consigue convencer a alguien, aunque el segundo tenga un
producto mejor. Las marcas que llegan primero se hacen con la categoría, como ha
sucedido con Kleenex, Aspirina o Tiritas.

2. Ley de la categoría

Si no consigue ser el primero de su categoría es recomendable crear una nueva y llegar
a serlo. Este fue el caso de DEC: con el éxito de IBM en computadoras surgieron
miles de compañías imitadoras tratando de aprovecharse de dicho éxito; sin embargo,
la única que lo consiguió fue DEC, gracias a la creación de una nueva categoría: la
“mini-computadora”.

3. Ley de la mente

Es mejor ser el primero en la mente del público que en el punto de venta. El marketing
es una batalla de percepción, no de productos. La guerra la gana quien consigue grabar
una imagen en la mente del público, porque ya será imposible cambiarla.

4. Ley de la percepción

En conexión con la anterior, esta ley explica que una vez creada una imagen de la
marca en la mente de los públicos será difícil modificarla, para bien… y para mal: en
EE.UU., Honda consiguió una gran cuota de mercado en automóviles; no fue así en
Japón, donde la gente asociaba la marca con motocicletas.

5. Ley del enfoque

Las marcas de éxito son aquellas que se identifican con una palabra en la mente de los
clientes. Es el caso de Volvo (seguridad) o Mercedes (ingeniería).

6. Ley de la exclusividad

Cada marca ha de hallar una palabra exclusiva y diferencial a la hora de penetrar en la
mente del público.

7. Ley de la escalera

Cada categoría tiene una escalera de productos en la mente de los clientes, por lo que
la estrategia que se debe utilizar depende del peldaño que se ocupe en la escalera. La
estrategia de marketing dependerá de lo pronto que se haya penetrado en la mente y,
por tanto, del peldaño que se ocupe. Este fue el caso de la compañía de alquiler de
coches Avis, que carecía de éxito por no ocupar el primer peldaño. Decidieron admitir
su segundo puesto diciendo “Avis, número dos en alquiler de coches. Entonces, ¿por
qué trabajar con nosotros? Nos esforzaremos más”. Así fue como incrementaron sus
ventas, admitiendo su posición.

8. Ley de la dualidad

Con el paso del tiempo el mercado se convierte en una carrera de dos participantes: al
final la escalera de diversos peldaños se acorta hasta tener sólo dos. Un ejemplo, las
películas fotográficas Kodak y Fuji.

9. Ley de lo opuesto

En el caso de que se ocupe el segundo puesto a la sombra de un líder, es necesario escubrir la esencia del número uno y tratar de ser totalmente opuesto. No hay que
intentar ser mejor que el otro, sino diferente.

10. Ley de la división

Siendo líder de una categoría se procura dividirla en varias, utilizando marcas
diferentes para cada una de las categorías que surjan.

11. Ley de la perspectiva

Los efectos del marketing difieren según el plazo: en numerosas ocasiones, los efectos
a corto son muy diferentes a los que se pueden dar a largo. Un caso claro es el de las
rebajas, que a corto plazo consiguen aumentar el nivel negocio, pero a largo plazo lo
disminuyen porque educan a los clientes a comprar a precios inferiores.

12. Ley de la extensión de la línea

El hecho de tomar el nombre de un producto con éxito y aplicarlo a un producto que se
desea lanzar suele ser un fracaso, tal y como se explica por la Ley de la Percepción.

13. Ley del sacrificio

Siempre hay que renunciar a tres cosas para conseguir algo: la línea de productos
(deberá reducirse la gama a la mínima imprescindible), mercado objetivo (hay que
olvidar la idea de que hay que atraer a todo el mundo) y el cambio constante (es un
error que cada año sea necesario modificar los objetivos).

14. Ley de los atributos

Cada empresa ha de encontrar, además de su propia palabra, su propio atributo. Hay
que tener en cuenta que para cada atributo hay otro opuesto igual de efectivo. Por
ejemplo, Coca Cola, la original, era la elección de la gente mayor. Por el contrario,
Pepsi, la posterior, se posicionó con éxito como alternativa para la generación de
jóvenes.

15. Ley de la franqueza

Toda declaración negativa que haga sobre sí mismo será interpretada como una
verdad; mientras, las declaraciones positivas se considerarán dudosas. Esta ley debe
utilizarse con cuidado y habilidad, el punto negativo debe percibirse ampliamente
como tal y cambiar rápidamente hacia lo positivo: no hay que pedir disculpas, sino
provocar una aceptación instantánea en la mente del cliente potencial.

16. Ley de la singularidad

La historia demuestra que lo único que funciona en marketing es un golpe audaz y
único, es decir, sólo una jugada producirá resultados sustanciales. Coca Cola está
presente con Classic y New Coke: la primera se ha fortalecido, mientras que la
segunda apenas sobrevive.

17. Ley de lo impredecible

Aunque no se pueda predecir el futuro, sí se puede echar mano de las tendencias y
aprovechar los cambios. Un ejemplo claro, la orientación creciente hacia lo sano y lo
natural.

18. Ley del éxito

La arrogancia, que suele acompañar al éxito, es el enemigo número uno del marketing.
Se corre el peligro de perder el contacto con la realidad.

19. Ley del fracaso

El fracaso debe ser aceptado y esperado, para analizar los errores y llevar a cabo los
cambios necesarios.

20. Ley del bombo

En marketing las auténticas revoluciones llegan sin anunciarse. Hay que tener en
cuenta que a menudo la situación es contraria a como se publica en la prensa y que no
es lo mismo acaparar la imaginación del público que revolucionar el mercado. 

21. Ley de la aceleración

Los programas que triunfan son aquellos que se construyen sobre tendencias y no
sobre novedades. Una manera de mantener la demanda a largo plazo para su producto
es no satisfacerla jamás del todo.

22. Ley de los recursos

Las ideas sólo despegan del suelo con los recursos adecuados: sólo con el dinero
apropiado se conseguirá hacerlas andar.

María Bretón